Estrategias de autorregulación para niños/as y jóvenes

Estrategias de autorregulación para niños/as y jóvenes

Expresiones como “vas a explotar como un volcán ”o “eres una montaña rusa emocional” muestran como nuestros comportamientos están supeditados a nuestras emociones. La forma en la que nos expresamos está totalmente relacionada con lo que sentimos y cómo a veces no podemos controlarlos. La autorregulación no es una tarea fácil y requiere de trabajo personal constante pero el resultado nos llevará a vivir una vida más tranquila con nosotrxs mismxs. 

Cómo dice el psicólogo, experto en inteligencia emocional, Daniel Goleman: “Una forma de fomentar nuestra fuerza de voluntad y enfoque es controlar nuestras distracciones en lugar de dejar que ellas nos controlen a nosotros”

¿Por qué es importante la autorregulación frente al estrés?

La autorregulación emocional es una herramienta muy útil que nos ayudará a enfrentarnos al mundo. Manejar las emociones de forma adecuada nos permite cambiar una situación estresante y nos ayuda a ser consciente de lo que estamos sintiendo y como vamos a expresarlo. 

Por ejemplo, a través de ejercicios de mindfulness podemos ayudar, a niñxs desde preescolar, a usar la atención plena para calmarse y controlar su energía y emociones. 

Para practicar la atención plena podemos hacerlo a través de la meditación. Si nos concentramos en nuestra respiración,  ya sea describiéndola, contando las respiraciones, prestando atención a las sensaciones de nuestro cuerpo ayudamos a reducir el estrés. Tomar conciencia de nuestro cuerpo y de nuestras emociones nos puede llevar un estado de tranquilidad y concentración sobre nosotros/as mismos/as que otras prácticas no consiguen.  

Juegos de autorregulación para los más pequeñxs

En primer lugar se tiene que enseñar a tomar conciencia de las emociones que están sintiendo, ponerles nombre y, desde ahí, empezar a entrenar la habilidad para regularlas.

Para los más pequeños es complicado llegar a un estado de tranquilidad y lo podemos conseguir a través del juego. 

  • El juego de la serpiente
    • Nos sentamos en una silla poniendo la espalda recta.
    • Llevamos nuestras manos a la zona del abdomen y prestamos mucha atención.
    • Cogemos aire por la nariz durante 4 segundos. Contamos los segundos en voz alta o con ayuda de las manos para poder seguir el ritmo.
    • Por último, expulsamos el aire siseando como lo haría una serpiente. SsSSsssSssSs. 
  • Dibujando nuestra respiración
    • Esta actividad consiste en dibujar cada respiración con una línea trazada con un pincel sobre un papel. Cada respiración es un trazo. Tu respiración se transformará en pinceladas con un color, trazo, forma, grosor y ritmo diferentes en cada persona y cada momento. Este juego nos ayuda a tomar conciencia de cómo estamos y como respiramos. Además, ejercitamos nuestra creatividad y quedarán unos dibujos muy chulos.

Autorregulación en la adolescencia

En la adolescencia suelen tener una conciencia mayor de las emociones pero sigue siendo de gran importancia trabajarlas. Una buena forma para que sean conscientes de sus emociones es proponerles que escriban un diario o que rellenen un calendario de las emociones. Así podrán hacer un seguimiento de cómo se van sintiendo durante las semanas y tomarán conciencia de emociones.

  • Intenta comunicarte de forma asertiva. Aprende a decir no cuando no quieras hacer una cosa. No es malo no querer hacer algo, lo que si nos daña es hacerlo cuando no queremos. Podemos comunicar nuestras preferencias y que nos se nos juzgue por ello. 
  • Darnos cuenta de cómo nos hablamos a nosotros/as mismos/as. El autodialogo es fundamental para entendernos y poder regular nuestro estado emocional. No podremos regular lo que sentimos si nos hablamos mal y nos culpabilizamos

Las emociones no hay que reprimirlas, sino observarlas y escucharlas para poder regularlas de forma adecuada. No reprimir nuestras emociones y lo que sentimos nos hará más fuertes y más libres.

Beneficios de la gestión de las emociones

Disminuir la respiración puede ayudar a reducir el estrés, y prestar atención a cómo respiramos nos ayuda a estar más conscientes y concentrados.

En algún momento nos ocurrirán situaciones en las que tengamos que dar una respuesta emocional y dependerá de cómo sea está nos afectará más o menos en nuestra vida diaria. Tenemos que aprender a responder de forma clamada y paciente ya que nos ayudará a vivir más felices y a superar cada reto que se nos ponga por el camino. 

Al aprender a autorregulamos aceptamos que no somos estables emocionalmente y que somos cambiantes e irregulares, como montañas rusas. Pero como decidimos sentirnos ante la adversidad cambiará el transcurso de nuestras vidas.

En Kokoro somos muy conscientes de la importancia de la inteligencia emocional de los más peques y por ello tenemos artículos y videos relacionados con el mindfulness, la inteligencia emocional y el manejo de emociones: